Articulos

 

El 16 de agosto de 1815 nace Juanito Bosco, en el caserío de I Becchi, Castelnuovo D´Asti, entre las colinas de Monferrato a 30 km de Turín, capital de Piamonte. Tiempos de hambruna, desocupación y crisis campesina. El Congreso de Viena reorganiza Europa tras la caída de Napoleón y restaura las monarquías europeas. Casi a los dos años mamá Margarita le dice: "ven Juan ya no tienes padre". La orfandad y pobreza constituyen su infancia. A sus nueve años Juan tendrá un sueño que será un primer indicio de sus búsquedas vocacionales y del proyecto que Dios tenía para él y para millones de jóvenes.

 

Juan crece con muchas dificultades, pero con la ayuda de personas muy concretas descubre la paternidad de un Dios que lo sostiene y acompaña en lo cotidiano: don Juan Calosso, que con las primeras letras le enseña lo importante que es tener un "amigo del alma" en quien confiar, atiende sus necesidades de contención y de estímulo para el estudio. Las ciudades de Castelnuovo y de Chieri son el espacio donde Juanito estudia y trabaja en preparación para el sacerdocio, a la muerte de don Calosso. Dando lecciones particulares, siendo mozo de café, aprendiz de sastre y otros oficios Juan se va costeando los estudios con la ayuda de su madre.

 

Con sus amigos de escuela forma la "Sociedad de la Alegría", por la cual hace una experiencia de la amistad compartida que ayuda a cumplir con el deber cotidiano y a mirar la vida desde la fe. En 1841, ya sacerdote, es don José Cafasso, su confesor y padre espiritual, quien lo ayuda a ir al encuentro de los jóvenes más abandonados de Turín: los muchachos que pueblan la cárcel.

 

Recorre las calles de Turín descubriendo en el rostro de tantos chicos explotados por sus patrones, de tantos otros desocupados y abandonados a sí mismos, el llamado de Dios a ser padre, maestro y amigo. Desde su propia historia de orfandad y pobreza, releyendo los signos de la presencia tierna y fuerte de la paternidad divina en su vida, dará respuesta concreta a esa juventud pobre, abandonada, en peligro y peligrosa. Juanito se hará entonces Don Bosco, y Don Bosco será Casa, Patio, Escuela, Parroquia para sus jóvenes.

 

Desde los talleres y las aulas de Valdocco el Oratorio se expande a Francia y a España. Se hace misionero, y su Obra cruza el océano para llegar a América. Muere el 31 de enero de 1888 en Turín, Italia.

 

 

DON BOSCO Y EL ESPIRITU SALESIANO COMO PARTE DE LA IDENTIDAD CARISMATICA DE LA UNIDAD EDUCATIVA CARDENAL SPELLMAN

 

Toda institución tiene un marco doctrinal, unos fundamentos teóricos que conducen su vida y acción; además de la visión y misión del Spellman, tenemos una riqueza particular que marca nuestra identidad salesiana. En primer lugar tenemos a Don Bosco, su experiencia nos enseña un camino, nos traza una ruta, un modo particular de ser y estar en medio de los jóvenes, un estilo que marca nuestra diferencia institucional, ese estilo nosotros lo llamamos Sistema Preventivo que se fundamenta en la Razón, la Religión y la Amabilidad.

 

Don Bosco nos dejó como herencia preciosa su vida y trabajo que la podemos encontrar en su escrito “Memorias del Oratorio”, es su misma experiencia que pasa a ser modelo e inspiración para nosotros hoy como educadores salesianos. Algunos de esos rasgos son: la familiaridad que engendra confianza, la alegría que nace de un corazón en paz con Dios y con los demás, la presencia educativa que estimula y anima a vivir los valores humanos y cristianos con alegría y esperanza, una presencia de Dios Padre como el Buen Pastor que conoce y ama a sus ovejas, que está dispuesto a dar la vida por los demás, sus heramanos.

 

Nuestra identidad salesiana está marcada por un Sistema Pedagógico cuyo centro es el joven, que como hijo de Dios está llamado a la felicidad y al encuentro con el Dios Amor; cada uno de nosotros estamos invitados a ser “signos y portadores de su amor” a los jóvenes que Dios ha puesto en nuestro camino. La asistencia salesiana, una presencia proactiva en medio de los jóvenes en todo momento crea familiaridad y confianza; pues sólo conociendo su vida podremos ser parte de ella y sentirnos Padres, Maestros y Amigos que los encaminan a vivir los grandes valores de la solidaridad, la paz, la unidad, el perdón, la misericordia, la fraternidad.

 

Todos y cada uno de los que hacemos el Spellman estamos invitados a crecer en nuestro sentido de pertenencia e identidad salesiana, para esto es importante conocer a Don Bosco, nuestro fundador, sentirnos parte de esta Familia Salesiana que está llamada a ser un aporte, una riqueza, una luz de alegría y esperanza en este mundo que busca y necesita de Dios.

P. Pepe Ruiz sdb

 

La Unidad Educativa Salesiana Cardenal Spellman remonta sus orígenes al 1º de octubre de 1957 cuando en Quito se culmina de edificar en el sector del Girón un emblemático edifico para la época, el cual sería destinado a la educación y la formación integral en valores católico-salesianos.

 

La Institución Educativa comenzó sus labores como “CARDENAL SPELLMAN SCHOOL”, con un total de 238 estudiantes, distribuidos en cinco grados de Primaria. Esta noble Institución no habría visto la luz de no ser por el Arzobispo de Quito, Cardenal Carlos María De La Torre, gestor de la creación del Colegio Spellman, el Mons. Cándido Rada, sdb. quien fue el promotor y ejecutor del proyecto, además del Cardenal Francis Spellman, que con su colaboración económica logró ver tan magna obra se cristalice, motivo por el cual nuestra Institución, en gratitud lleva su nombre además el P. Pedro Ladetto, sdb, quien por sus reconocidas cualidades, fue designado su primer Director.

 

La Institución fue creada con el fin de llenar un vacío en la educación católica de Quito, que necesitaba un Colegio Bilingüe. Su ideal era impartir una educación cristiana, moderna e integral y llegar a ser uno de los mejores y más prestigiosos colegios de la República del Ecuador para ofrecer a la sociedad positivos aportes humanos que labraran la grandeza de la Patria.

 

La educación que se ofertaba desde sus inicios estaba fundamentada en el pensamiento pedagógico de Don Bosco, siendo el Sistema Preventivo su síntesis vital. En 1958 se incorpora la sección secundaria, incrementándose el número de estudiantes a 465.

 

Los primeros años, llenos de vida y de dificultades, en los que la necesidad era la principal consejera, hicieron del Spellman una institución verdaderamente respetable en el campo educativo. En 1964, se incorporaban los PRIMEROS BACHILLERES, dejando el ejemplo de su entusiasmo, voluntad de triunfar y su apego al Colegio y a la causa salesiana.

 

La creciente demanda por acceder a la educación que ofertaba la Institución exigía el trazo de nuevas rutas educativas, una moderna organización y recursos de novísima instancia. Las diferentes gestiones permitieron en corto tiempo, que el colegio contara con un moderno edificio, biblioteca, amplias canchas verdes y sombreadas para los diversos deportes, material audiovisual, gabinetes y laboratorios de Ciencias, considerados como de los mejores que tenía el Ecuador en ese entonces. Se consolidaba así la presencia del Spellman en la sociedad ecuatoriana.

 

Sin lugar a dudas, el estandarte del Spellman ha calado profundo en el hontanar educativo, destacándose por sus logros en los ámbitos científicos, culturales, deportivos y sociales. Los titulares de “Spellman” Campeón, en toda su trayectoria, han sido muy frecuentes y su aporte como pionero de las grandes Ferias de Ciencias ha dejado muy en alto el nombre del Plantel.

 

Todo cambio ha sido programado y planificado cuidadosamente en servicio a la comunidad y para nuestra querida juventud, permitiendo que, en la actualidad, en el Spellman se privilegie un clima familiar cooperativo, solidario, dialógico, democrático y de confianza, favorable a la creatividad con participación de todos los integrantes de la Unidad Educativa.

 

A lo largo de la vida Institucional seguimos trabajando para construir una cultura Institucional y valores propios que la hacen congruente para actuar de conformidad con los objetivos y funciones a debe desempeñar como Centro Innovador para forma parte del Sistema Educativo Salesiano y nacional, que se cuente, además, con políticas, planes y micro-proyectos educativos coherentes y eficaces, planificados a corto, mediano y largo plazo, ampliamente compartidos y asumidos por toda la Comunidad Educativa, todo esto a la luz del Proyecto Inspectorial de Educación Salesiana (PIES).

 

A decir de Monseñor Néstor Montesdeoca B. sdb., la semilla de vida y esperanza sembrada en los inicios del Colegio, ha ido creciendo y progresando día a día hasta convertirse luego de 56 años en un árbol frondoso, fecundo, cuyos frutos generosos han beneficiado y continuarán beneficiando a la sociedad ecuatoriana, formando desde la educación con el amparo del sello pedagógico de Don Bosco “buenos cristianos y honrados ciudadanos”, buenos cristianos para la Iglesia y honestos ciudadanos al servicio de la Patria.

Subcategories

Horario de Atención

  • Lunes - Viernes: 7h30 a 16h00
  • Colecturía:
    • Lunes - Viernes: 7h30 a 13h30

Estamos Ubicados

  • Cumbayá.  Vía a Lumbisí km 3, sector San Patricio. Quito - Ecuador.
  • Teléfonos: 3560 001 | 3560 002 | 3560 003 | 3560 014
  • Email: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Top